martes, 25 de noviembre de 2014

Cierre de mina por agotamiento de minerales

Antofagasta Minerals (AMSA) informó este jueves que deberá poner término a las operaciones de Minera Michilla a partir del 31 de diciembre del año 2015, debido al agotamiento económico de los minerales que explota la compañía en este yacimiento, que actualmente produce alrededor de 44 mil toneladas de cobre fino al año.

"En los últimos meses realizamos exploraciones que confirmaron lo que habíamos adelantado en distintos reportes al mercado y que habíamos difundido públicamente: en el distrito no existen reservas de cobre suficientes para mantener y justificar económicamente una operación de minería a gran escala, que es el tipo de operaciones donde nosotros somos más eficientes como Grupo", explicó el presidente ejecutivo de AMSA, Diego Hernández, a través de un comunicado de prensa.

El grupo comenzó a operar Minera Michilla, ubicada en la comuna de Mejillones, en la Región de Antofagasta (Chile), hace 32 años. Para el 2015 se espera que produzca cerca de 30 mil toneladas de cobre fino, un 30 % menos que este año y más de 40% menos que la producción récord que alcanzó el año 2003; explica la nota.

"Sin duda, esta decisión es compleja y difícil para el Grupo Minero, para sus trabajadores, empresas colaboradoras y para la comunidad, dado el rol que ha tenido Michilla en la historia de AMSA y de la región", reconoció Hernández. "Por eso -agrega- nuestro interés es buscar formas para atenuar los efectos de esta decisión, dentro de lo que sea posible". En el distrito existen recursos mineros remanentes que podrían ser atractivos para empresas de mediana minería. Con el objetivo de habilitar esta posibilidad, Antofagasta Minerals analizará la actualización del plan de cierre ambiental de Michilla. "No sabemos todavía si vamos a tener éxito, pero creo que existen recursos mineros que pueden ser interesantes para empresas especializadas en operaciones de mediana minería", indicó el mandamás de la compañía.

Por otra parte, Michilla buscará definir planes de retiro especial para sus trabajadores y supervisores, además de programas de reconversión laboral o la reubicación en otras compañías del grupo, cuando esto sea posible.

Minería endeudada no podrá firmar contratos

El sector minero no podrá renovar sus contratos con el Gobierno si tiene deudas pendientes con el Estado. Actualmente, el Ministerio de Minería trabaja en un decreto para que el sector se beneficie con el pago, sin multas ni intereses, de su deuda sectorial de $us 36 millones, por prestación de maquinaria y equipos.

“Realizamos una inventariación con la que se sabrá cuánto será el valor de toda la deuda. No hay datos oficiales. Son cifras exorbitantes. No habrá perdón de deuda. No pagarán multas ni intereses. Se cobrará por el valor del equipo”, dijo el ministro César Navarro.

Indicó que la norma saldrá hasta diciembre, ya que “si no lo resolvemos, no van a poder firmar nuevos contratos por esas deudas”, advirtió.

El secretario general de la Federación de Cooperativas Mineras (Fencomin), Carlos Castro, dijo que el decreto aún se analiza y confirmó que reviste prioridad para poder efectivizar los futuros contratos.

El presidente de la Cámara de la Minería, Saturnino Ramos, señaló que ellos no tienen esa deuda, pero demandará pagar $us 1,5 millones por préstamos para la reactivación del sector

Comibol compromete Bs 1 millón para bombeo de mina San José


Se elabora norma para definir financiamiento para bombeo de aguas ácidas
En la reunión que se realizó en recientes días sobre el financiamiento del bombeo de aguas ácidas de la mina San José para el 2015, la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) comprometió aportar con un millón de bolivianos, de los 2,4 millones que se requiere, además se elaborará un proyecto de ley para que la Gobernación y Alcaldía, aporten con una contraparte.

El director de Desarrollo Minero del Gobierno Autónomo Departamental de Oruro (Gad-Oru), Eduardo Berdeja, manifestó que la reunión se efectuó en la ciudad de La Paz, con la presencia de autoridades del Viceministerio de Cooperativas, de la Gobernación y de la Alcaldía, donde se determinó elaborar una ley para que las entidades mencionadas formen parte del financiamiento del bombeo de aguas de la mina San José.

Señaló que existe predisposición, tanto de la Gobernación como del Municipio, de apoyar con su contraparte en el monto que se requiere para el bombeo de aguas, pero es preciso tener una norma legal para evitar responsabilidades más adelante.

Mencionó que de acuerdo al compromiso asumido la Comibol aportará con un millón de bolivianos y la Federación Departamental de Cooperativas Mineras de Oruro (Fedecomin), en una anterior reunión se comprometió a destinar 400 mil bolivianos para este fin, entonces según el estudio reformulado respecto al presupuesto que se requiere para el bombeo, resta un millón de bolivianos para completar los 2,4 millones.

Indicó que la próxima semana se reunirán nuevamente para agilizar la norma que respalde la contraparte de los gobiernos departamental y municipal, además de definir los porcentajes del aporte.

En tanto, el presidente de la Fedecomin, Agustín Choque, manifestó que no se tiene una respuesta escrita, después de la propuesta que realizó la entidad a la cual representa sobre el trabajo económico y social del bombeo de aguas en la mina San José.

Indicó que la Fedecomin mantiene la propuesta de otorgar 400 mil bolivianos para el bombeo a través de las cooperativas que trabajan en el sector, con el fin que se concrete el estudio respecto al financiamiento para el bombeo y también brindar mejor calidad de vida a las personas que se encargan del bombeo.

Asimismo, mencionó que se sugirió realizar un estudio del impacto ambiental que generan las aguas ácidas para la próxima gestión.

Mineros dejan Cerro Rico a cambio de otro yacimiento

El Ministro de Minería y Metalurgia, César Navarro, informó ayer que las cooperativas mineras que operan sobre la cota 4.400 del Cerro Rico de Potosí aceptaron dejar el sector a cambio de 2.500 hectáreas de yacimientos en las provincias Linares y Tomás Frías.
Navarro dijo que este importante acuerdo permitirá dar una solución estructural al problema de hundimiento del Cerro Rico.
"Hemos ido trabajando con los compañeros de la Comibol, con los compañeros de Sergeomin (Servicio Nacional de Geología y Técnico de Minas) y los compañeros de la AJAM (Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera) una propuesta que parta de un concepto necesario y vital, que es la reubicación en nuevas áreas de trabajo a las cooperativas mineras”, señaló.
Las cerca de 110 cuadrículas (unas 2.500 hectáreas) fueron revertidas a la empresa minera Illapa, informó.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Entre pérdidas y esperanza en subsidios

La situación de la minería día que pasa muestra la verdadera realidad del efecto que causa la caída de precios en los minerales que explotamos y que ahora exportaremos con una seria diferencia en los niveles que hasta unos meses atrás nos permitían cubrir costos y hasta percibir modestas utilidades.

El bajón crea problemas muy serios en la minería estatal y en el sector de las cooperativas, donde los precios bajos no permiten mantener operaciones que puedan nivelar los costos de operación. El caso más preocupante es el de Huanuni, donde el nivel de gastos tiene una fuerte carga en la cobertura de su planilla con más de 4.500 trabajadores. El todavía ejecutivo sindical de Huanuni y electo senador por el MAS, Pedro Montes, confesó de manera contundente que la presente gestión el distrito de Huanuni no generará utilidades, debido a la caída en el precio de minerales. La importante empresa en la presente gestión ya registró un déficit de 2 millones de dólares, atribuible a la responsabilidad de atender su carga laboral, pero se culpó también a cierta cantidad de días no trabajados por efecto de acciones de orden sindical. Entonces se apuntó a un trabajo extraordinario para recuperar la pérdida y mejorar la producción, en los hechos no sucedió tal cosa

Huanuni está pronta a encarar una mayor producción con el funcionamiento de su nuevo ingenio, pues existe una responsabilidad de nutrir con materia prima al nuevo horno Ausmelt de la metalúrgica de Vinto en Oruro, sin embargo, este proyecto puede alterarse si se mantiene el bajo nivel por libra fina de estaño, que está fuera de la línea de equilibrio en costos de producción.

Si la producción es costosa es natural que no se puede ir contra la corriente y en ese caso el plan de "empoderar" la fundición de Vinto puede sufrir una alteración en su proyección productiva. Colquiri y las cooperativas difícilmente podrían cubrir las expectativas del Ausmelt para justificar sus futuras operaciones. Es una realidad que no puede cubrirse con discursos, así lo estiman los expertos en la materia.

En Huanuni de todos modos se perfilan algunos proyectos alternativos, como la diversificación de los planes de exploración en la búsqueda de otros minerales que con anuncios preliminares se sabe de su existencia, pero la habilitación de las "nuevas vetas" implica mucho tiempo y bastante inversión.



CON LAS COOPERATIVAS

Una de las primeras medidas que adoptó el Primer Mandatario, para paliar la crisis de los precios, es tratar el tema con los cooperativistas mineros, sector que evidentemente confronta problemas aunque no en la proporción de los que afectan a la minería estatal.

El caso es que existe un "compromiso minero – estatal" en el que confían los cooperativistas y saben que lograrán un apoyo directo para conjurar la crisis con un soporte que seguramente se dispondrá por los canales oficiales.

Entre las cooperativas también hay algunas diferencias, por ejemplo el caso de los mineros de Viloco que plantean directamente un subsidio al Gobierno para poder compensar las pérdidas que en ese distrito se calculan hacia el final de la gestión en por lo menos un 80 por ciento.

Otra es la figura de los cooperativistas auríferos, aunque la baja en el precio de la onza troy de oro también tiene su efecto dañino a la rentabilidad del sistema pero se compensa en los sistemas productivos, por ejemplo según el dirigente Edmundo Polo, electo diputado del MAS, se ahorrará en el uso de diesel y se buscarán otros medios para compensar la crisis.

Aunque la caída de precios es parte de la realidad productiva actual, para el dirigente de las cooperativas mineras, el asunto puede ser sólo "momentáneo y se puede recuperar" (los precios), mientras tanto no se ha definido cuál será el planteamiento que presentará al Mandatario para enfrentar la crisis.

Mientras tanto, en la minería nacionalizada el bajón de precios se hace sentir y en realidad este sector requiere urgentemente de un apoyo financiero que facilite la continuidad de operaciones, aunque también deberá tratarse de manera responsable el equilibrio financiero que tiene sobrecarga laboral.

domingo, 23 de noviembre de 2014

La imprevisión en minería tiene serias consecuencias

"Llorar sobre la leche derramada", no soluciona el perjuicio ocasionado y menos recuperar lo perdido. Esbozar un "plan de contingencia" ahora tiene el apuro de buscar soluciones extremas a la crisis que se vislumbra y que inexorablemente tendrá su efecto dañino, en este caso en la actividad minera, que nada tiene que ver con leche, pero sí con una buena época de "vacas gordas y felices".

Fue el tiempo inmediatamente pasado, cuestión de los últimos años, cuando la cotización de los precios internacionales de minerales, casi todos, registraban valores excepcionales y naturalmente sirvieron para mejorar ciertos niveles de productividad en los sectores de la minería estatal y de los cooperativistas, que lograron mantener sus operaciones sin sobresaltos y hasta marcar importantes ganancias, el caso de Colquiri, Corocoro y hasta Huanuni en un periodo especial, fuera del ritmo positivo que registró la metalúrgica de Vinto.

Más de un ministro administró el Ministerio de Minería y Metalurgia, (MMM) lo mismo sucedió con varios presidentes en la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) empresa ésta última encargada de elaborar y establecer los planes de producción en la minería y metalurgia del Estado.



BUENOS INGRESOS

Recursos económicos se recibieron para engrosar el Tesoro General del Estado (TGE), buenos porcentajes por regalías nutrieron los presupuestos de gobernaciones y de municipios, aunque por circunstancias especiales en la distribución porcentual de tales recursos siempre fueron reducidos los fondos destinados a planes de prospección y exploración.

Pero el asunto tiene otras connotaciones especiales cuando se recuerda los reclamos de dirigentes mineros, de empresarios del sector y algún solitario director de la Comibol que reclamaban un mejor uso de los recursos mineros para activar nuevos yacimientos. Simple y llanamente nadie se interesó por ese renglón, tan importante en materia de previsión y estrategia productiva.

Ya fue en ese tiempo que se sugirió – y nos hicimos eco del planteamiento - la creación de un "fondo de reserva económica" para respaldar a la minería en procesos de dificultades financieras. El sector privado de la pequeña minería fue uno de los que más reclamó e insistió en la reposición del que fuera el Banco Minero de Bolivia, que si bien tuvo fallas administrativas en su tiempo, era una institución que permitía a los industriales mineros acceder a opciones crediticias para facilitar las actividades mineras, especialmente la compra de maquinaria, equipos y herramientas con lo que se mejoraban las tareas del sector minero.

Las cooperativas mineras lograron por su parte y para su beneficio arrancar del Gobierno mediante decreto supremo, un apoyo financiero para cubrir un bajón de precios que desequilibró sus operaciones. El apoyo se hizo más patético cuando además se entregaron volquetas a los cooperativistas, sin contar que por la misma vía estatal se dispuso créditos para la apertura y sostenimiento de algún ingenio y comercializadoras de minerales bajo la administración cooperativizada.



FALTA DE OPORTUNIDAD

Pero lo que no se hizo y ahora se lamenta es no haber dispuesto oportunamente una retención porcentual obligada en todo el sistema minero, para crear de manera legal y objetivamente práctica una reserva que sirva en tiempos de emergencia, como los que ya se preveían por efecto de la caída paulatina en el precio de los minerales, cuando las vacas comenzaban a perder peso.

Actualmente es un hecho el desmoronamiento de precios, según algunas muy optimistas autoridades puede ser coyuntural; de acuerdo al criterio de expertos y analistas del sistema las condiciones de presión que ejercen las potencias internacionales puede tener prolongada duración, por lo que hay necesidad de establecer un programa que ya ha sido denominado "de contingencia" y que según las autoridades del MMM, comprendería un programa paliativo de tres componentes. El primero un aumento necesario de la producción, el segundo control y en lo posible la reducción de los costos de operación y ahora sí el ingrediente especial, creación del "fondo de reserva".



ESTRATEGIA DE PREVISIÓN

El mismo problema del bajón de precios afecta las operaciones de la minería privada, cuyos empresarios y profesionales han dispuesto una primera medida que ha sido la de la inyectar "un fondo contingencia" para encarar un aumento de su producción y equilibrar sus costos de operación. Se entiende que el apoyo financiero, es producto de la previsión administrativa empresarial.

Este claro ejemplo nos muestra una vez más la importancia de tener una buena administración en manos de profesionales que aplican y definen el buen uso de recursos, el cumplimiento de objetivos y una disciplina a prueba de presiones que permite salvar las contingencias en tiempos de apuro.

Lo que mencionamos al principio de ésta nota… "de nada sirve llorar sobre la leche derramada", pero la experiencia debe ser tomada en cuenta para que las autoridades responsables del manejo minero, adopten políticas claras para impulsar este sector, pese a la complejidad de su desarrollo en el tiempo actual, pues lo ideal hubiese sido que las previsiones se apliquen en los buenos tiempos, cuando era posible hacer ahorros y transformarlos en reserva de disponibilidad únicamente en periodos críticos.

El "plan de contingencia" del que se habla en niveles oficiales, debe responder a la realidad minera nacional y no sólo sectorial, es importante que se defina la reglamentación de la Ley de Minería y su añadido sobre materia tributaria, sólo así se puede abrir un canal a las inversiones como requisito indispensable para encarar planes de prospección, exploración, sostenimiento de las operaciones en desarrollo, mientras pase el tiempo de las vacas flacas y retornen mejores tiempos para seguir impulsando la minería.

Las imprevisiones, la falta de responsabilidad administrativa, el manejo de entidades como la Comibol, mayormente con criterio político y no técnico son situaciones que merecen una auditoría retrospectiva, pues los problemas actuales pudieron evitarse con medidas oportunas.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Minería en Centroamérica un potencial dormido

La explotación de minas y canteras es un sector con bajo aporte al PIB de Centroamérica, pero al que se atribuye un gran potencial. Así, entre 2008 y 2012 registra una participación en el PIB de apenas 0,75 % como promedio en los seis países de la región, teniendo en Panamá su actividad más alta (1,7 % del PIB nacional) y en Costa Rica, el más bajo (0,1 %), según estimaciones del Departamento de Estadísticas de la Secretaría General de Integración Económica Centroamericana (Sieca).

De los seis países que conforman el bloque, Nicaragua marca el camino a los inversores. Según un estudio de la Cepal (2013), el sector de la minería ha ido creciendo, pero en forma más moderada que el 2011, a una tasa del 8,2 % (versus 23 % en 2010). Mientras, la Cámara Minera de Nicaragua (Camanic) reportó que las inversiones en minería entre el 2009 y 2012 ascendieron a $us 260 millones. El país se vislumbra como el principal productor de oro en Centro América.

Guatemala, a pesar de su potencial, se ha visto disminuida en las exportaciones debido a los conflictos surgidos con grupos indígenas y la suspensión temporal de otorgamiento de licencias por el Gobierno central. En el 2013 se registró una reducción del 6 % con relación al 2012, con un aporte de $us 1.082 millones.

Panamá emerge como el país con más potencial de explotación. Con un 2,1 % del PIB, los inversionistas se sienten optimistas. Jaime Zorel Morales, director ejecutivo de la Cámara Minera de Panamá, citando al economista Miguel Magallón, dijo que aunque la minería representa solo el 3 %, sigue creciendo a un ritmo por encima del 25 %, por lo que en cinco años podría desplazar al sector manufacturero respecto de su peso en el PIB.